jueves, 16 de diciembre de 2010

Un gigantesco filamento solar erupciona

El 15 de diciembre de 2010, en la célebre web Astronomy Picture of the Day de la NASA, se publicó un magnífico vídeo realizado a partir de fotografías tomadas por el Observatorio de Dinámica Solar, lanzado al espacio este mismo año. En el vídeo podemos ver cómo un gigantesco filamento solar entra en erupción, provocando una eyección de masa coronal (CME). Este tipo de eyecciones alcanza velocidades que van desde los 20 Km/s hasta los 3200 Km/s y suele expulsar al espacio más de mil millones de toneladas de materia solar. Normalmente, el Sol suele perder unos 6000 millones de toneladas por hora de materia en forma de viento solar (compuesto por un 73% de hidrógeno y un 25% de helio, con algunas trazas de otras partículas). Esto significa que perdería una masa equivalente a la de nuestro planeta cada 150 millones de años.

Este tipo de erupciones solares están muy relacionadas con los ciclos de actividad del Sol, que se repiten en un período de unos 11 años. Recientemente se ha dejado atrás el punto mínimo de actividad de un ciclo, con lo que es factible que este tipo de eventos sea más frecuente a medida que nos acerquemos al máximo de actividad solar, previsto para el año 2011 ó 2012.

Para hacernos una idea de las dimensiones del filamento (en la zona inferior izquierda de la imagen) hemos de tener en cuenta que el Sol tiene un diámetro de casi 1 400 000 Km


Primer plano del filamento en cuestión. Tiene nada menos que un millón de Km de longitud, casi el triple de la distancia entre la Tierra y la Luna. 

Esquema de la estructura de anillo de una llamarada solar y su origen causado por la deformación de las líneas del campo electromagnético (Fuente: Wikipedia)

Este es el vídeo. Como podrán comprobar es impresionante.



Cuando estas enormes erupciones solares llegan a nuestro planeta, si se encuentran con nuestro campo magnético orientado al norte, chocan con la magnetosfera que desvía el viento solar a los polos, generando auroras de una belleza sobrecogedora. Si se encuentran con el campo magnético orientado al sur, pueden provocar graves daños a los tendidos eléctricos de alta tensión, dispositivos electrónicos y a nuestros satélites, y demás sistemas de comunicaciones. En el pasado se han producido ya algunas de estas tormentas solares, pero nuestro bajo nivel de tecnología existente hizo que no nos afectara demasiado. Sin embargo, con nuestra sociedad actual altamente dependiente de la tecnología, estas tormentas tendrían un impacto ciertamente demoledor.

Una imagen vale más que mil palabras: la eyección solar, comparada con Júpiter y la Tierra (el puntito celeste que está justo debajo de Júpiter). Creo que sobran comentarios.

Posts relacionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada