miércoles, 10 de marzo de 2010

Una epopeya griega

La siguiente imagen de la luna Tetis (de 1062 kilómetros de diámetro) tomada en las cercanías de Saturno por (¡cómo no!) la sonda Cassini, en las que se ven dos de sus mayores cráteres, Penélope y Antínoo, me ha hecho recordar a una de las mayores joyas de la literatura universal, la Odisea, de Homero.

Esta obra épica cuenta las innumerables peripecias que tuvo que pasar Odiseo (Ulises para los romanos), rey de Ítaca, para volver a casa tras vencer en la Guerra de Troya. Según nos cuenta Homero, tardó nada menos que 10 años en volver a su tierra natal, para reunirse con su esposa Penélope y su hijo Telémaco. Al estar tanto tiempo ausente de casa, muchos le dieron por muerto, y muchos pretendientes empezaron a cortejar a su esposa Penélope con el objetivo de suceder a Odiseo en el trono. El líder de los pretendientes era Antínoo, hijo de Eupeities... No quiero destrozar el final de la historia para quienes no la hayan leído todavía, les recomiendo que la lean, no quedarán defraudados...

La primera imagen que vemos fue tomada en enero de 2010, a una distancia de 663 000 kilómetros, y la segunda fotografía fue tomada a tan sólo 165 000 kilómetros del satélite en febrero de 2006. Esta luna orbita al gigantesco Saturno a una distancia media de 294 600 kilómetros, en un periodo de 1'88 días (que coincide con su periodo de rotación). Los accidentes geográficos han sido bautizados con nombres de personajes y lugares mencionados en las obras de Homero, así, aparte de los mencionados cráteres Penélope y Antínoo, tenemos también el cráter Odiseo, el cañón Ítaca... 

Tetis, con los cráteres Penélope y Antínoo

Penélope, en el centro de la imagen


Posts relacionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada