lunes, 7 de enero de 2013

Un cielo, dos civilizaciones

Es curioso cómo ante la misma imagen, en este caso las estrellas que forman el majestuoso mosaico del cielo nocturno, cada observador ve diferentes patrones y figuras. De casualidad he encontrado por internet una pequeña joya y me gustaría compartirla con todos ustedes. Se trata de la página Radical Cartography, donde entre otras cosas tienen unos diagramas del cielo nocturno muy interesantes. Los veremos a continuación:

Este es el aspecto del cielo nocturno, con las estrellas y la banda azul que representa a la Vía Láctea.

El cielo de la Grecia clásica. Es la versión de los griegos que aún perdura en la actualidad en su mayor parte. En color anaranjado, las constelaciones del zodíaco.

En el diagrama superior se representan las constelaciones publicadas en el libro Almagesto, de Claudio Ptolomeo en el siglo II. Este libro fue el catálogo estelar más completo de la antigüedad, y sus enseñanzas (tales como el sistema geocéntrico) estuvieron vigentes hasta la llegada del Renacimiento y la revolución copernicana. Las constelaciones representadas en este diagrama provienen de las culturas babilónica y griega.

Este es nuestro cielo moderno, con las constelaciones actuales familiares a todos los aficionados. Como podemos ver, hay muchas similitudes con el diagrama superior.

Entre los dos diagramas anteriores hay escasas diferencias. Quizás la más notable sea la desaparición de la constelación de Argo Navis; en su lugar tenemos ahora a Carina (la Quilla), Puppis (la Popa) y Vela. También aparecen las constelaciones del hemisferio sur introducidas en su mayoría por Nicolás Louis de Lacaille en el siglo XVIII. En el norte como novedades tenemos a Camelopardalis (el Camello), Lacerta (el Lagarto) y algunas otras.

Pero veamos ahora qué cielo veían en el otro extremo del mundo, en la antigua China. Al contrario que los griegos y babilonios, cuyo cielo se fundamentaba en la posición del Sol respecto a las constelaciones a lo largo del año, los chinos centraron su cielo en la Estrella Polar.

Son las mismas estrellas, pero en la antigua China los astrónomos veían otras figuras muy distintas. Tan sólo tienen aspectos similares las constelaciones de Orión y la Osa Mayor.

Los astrónomos chinos eran observadores muy precisos y concienzudos, de hecho tenían muy bien documentados eventos tales como los eclipses de Sol y Luna y los pasos de los cometas. Incluso hay registros del cometa Halley de hace 3000 años.

A partir de la Estrella Polar y rodeándola se encuentran los Tres Recintos (Recinto Púrpura Prohibido, Recinto del Palacio Supremo y el Recinto del Mercado Celestial). Debajo de los Recintos se encuentran las 28 casas. Estas hacen referencia a las fases del mes lunar, por lo que también son conocidas como Palcos Lunares. Las casas se encuentran a su vez agrupadas en 4 símbolos (o signos) compuestos por 7 casas cada uno. En la siguiente tabla lo podremos ver mejor: 

Cuatro símbolos
(四象)
"Xiu" (宿)
NombrePinyinTraducción literalCorrespondiente occidental
Dragón Azul del este (Qing Long, Seiryū,Cheong-ryong, Thanh-Long)
(東方青龍)
JiăoCuernoSpica (alpha vir)
KangCuelloVirgo
RaízLibra
FangHabitaciónLibra
XīnCorazónAntares
WěiColaEscorpio
CedazoSagitario
Tortuga Negra del norte (Xuan Wu, Genbu, Hyeon-mu, Huyền-Vũ
(北方玄武)
DǒuÑandúSagitario
NiuBueyCapricornio
ChicaAcuario
VacíoAcuario
WēiPeligroAcuario/Pegaso
ShiSalaPegaso
BiMuroAlgenib Pegaso
Tigre Blanco del oeste (Bai Hu, Byakko, Baekho, Bạch-Hổ
(西方白虎)
KuiPiernasAndrómeda
LouBondAries
WeiEstómagoAries
MǎoCabeza peludaPléyades
BiRojoTauro
Zi (Zuǐ)Morro de tortugaOrión
Shen (Cān)Tres estrellasOrión
Pájaro Rojo del sur (Zhu Que, Suzaku, Ju-jak, Chu-Tước
(南方朱雀)
JǐngPozoGéminis
GuǐOgro, Demonio, FantasmaCáncer
LiǔÁlamoHidra
XīngEstrellaAlfard
ZhāngCrecimiento, Red extendidaCráter
YiAlasCorvus
ZhěnFuerte, CarroCorvus
Tabla de las 28 casas, con sus constelaciones y estrellas occidentales equivalentes. Fuente: Wikipedia.

Los cuatro signos simbolizan las 4 estaciones del año: La Tortuga Negra representa el invierno, el Dragón Azul la primavera, el Pájaro Rojo el verano y finalmente el Tigre Blanco el otoño.

Otro de los 'tesoros' con los que me he encontrado por la red mientras documentaba este post es el siguiente: el mapa estelar más antiguo conocido hasta la fecha, el Dunhuang. Se trata de un rollo de seda de unos 24 cm de altura por casi 4 m de longitud, hecho cerca del año 700 y en el que se encuentran representadas más de 1300 estrellas. Actualmente se encuentra en la British Library.

Fragmento del mapa estelar chino Dunhuang, del siglo VII. Muestra la región circumpolar. Fuente: International Dunhuang Project.

Mapa Dunhuang completo. Vale la pena hacer clic para verlo más grande. Fuente: International Dunhuang Project.

En el siguiente enlace (en inglés) pueden ver más información sobre este singular mapa estelar.

Este post es una contribución de Pirulo Cósmico al XXXVIII Carnaval de la Física, organizado en esta ocasión por el blog Eureka.

Posts relacionados

2 comentarios:

  1. Muy buena nota. Deducir el diámetro de la Tierra, observando la sombra del sol, requiere de un punto de vista heliocéntrico, como el de Eratóstenes de Alejandría, en el Siglo II AC. En su honor se creó la palabra "Geómetra" (Que mide la tierra).
    Tuve el privilegio de estar cerca de Antikitera, la computadora que predecía eclipses y mostraba la posición de los cinco planetas conocidos al giro de una manivela, en el Siglo I DC. Para predecir esos ecplises, la máquina se basaba en lo que se llamó "El ciclo de Samos" que también requería una base heliocéntrica. Luego el Heliocentrismo se perdió y fue redescubierto en la Edad Media, al igual que el Telescopio.
    Asombra saber que 500 años AC había fabricantes de lentes. Pude ver una caja de lupas escalonadas por su distancia focal en el museo de Heraklion, en Creta. Es impensable que no tuvieran anteojos o telescopios. Por suerte, ya se estan empezando a relacionar eventos con grabados y dibujos que muestran claramente que si existían esos adminículos, aunque no tengamos una estatua de Sócrates con anteojos bifocales.
    Saludos a todos y gracias por este espacio. Edgardo Maffía - Buenos Aires - Argentina

    ResponderEliminar
  2. Hola Edgardo,

    Muchas gracias por tu comentario,es muy interesante :) Espero poder ver también algún día el mecanismo de Antikitera.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar