jueves, 6 de diciembre de 2012

Pero podemos tener que concentrarnos en el octavo satélite… Japeto

Pero podemos tener que concentrarnos en el octavo satélite… Japeto
2001, una odisea en el espacio. Arthur C. Clarke.

Quienes hayan leído esta más que recomendable obra de la ciencia ficción, es posible que recuerden esta frase, que forma parte de la resolución del misterio del monolito. No comentaré más acerca de ello para no estropear el libro; les recomiendo que lo lean a quienes no lo hayan hecho.

Descubierta el 25 de octubre de 1761 por el astrónomo italiano Giovanni Cassini, Japeto o Jápeto es una de las lunas más intrigantes de nuestro Sistema Solar. Pronto mostró su naturaleza esquiva y desconcertante, ya que esta luna le aparecía y desaparecía en periodos de 40 días, dependiendo de en qué parte de su órbita se encontrara. Cassini conjeturó acertadamente que debía tener hemisferios de colores muy diferentes, uno claro y otro oscuro.

Es evidente el cambio de coloración en los hemisferios de Japeto: el hemisferio más claro es 10 veces más brillante que el oscuro. Foto de la sonda Cassini

Originalmente se bautizó a esta luna con el nombre de Saturno VIII, hasta que a mediados del siglo XIX John Herschel (hijo de William Herschel, descubridor de Urano y las lunas de Saturno Mimas y Encélado) la bautizó con el nombre de Japeto.



Con sus poco más de 1400 Kilómetros de diámetro (es la tercera luna más grande de Saturno, detrás de Titán y Rhea), Japeto orbita a su planeta cada 80 días a una distancia superior a los 3 millones y medio de Kilómetros. Carece completamente de atmósfera, y la temperatura en su superficie ronda entre los 90-130 K (entre -183ºC y -143ºC). Al igual que nuestra Luna, Japeto muestra siempre la misma cara a su planeta.

La región más oscura de este satélite se llama Cassini Regio, y la más clara Roncesvaux Terra. Son destacables dos enormes cráteres de impacto en ambas regiones. En Cassini Regio se pueden apreciar el cráter Turgis, de 580 Km de diámetro, y el Falsaron, de 424 Km. En Roncesvaux Terra destaca el cráter Engelier, de 504 Km de diámetro.

El enorme cráter Falsaron, de 424 Km de diámetro, en la zona oscura de Japeto. Foto de la sonda Cassini

En esta imagen se puede apreciar el cráter Falsaron sobre el ecuador. El descomunal cráter Turgis se ve a la derecha del satélite. El ecuador está marcado por la cadena montañosa Toledo Montes. Foto de la sonda Cassini

Mediciones gravimétricas de este satélite revelan una baja densidad, estimándosele una composición de un 80% de hielo. El resto de Japeto estaría formado por material rocoso.

El cráter Engelier es el objeto más destacado de Roncesvaux Terra, el hemisferio más brillante de Japeto. Foto de la sonda Cassini

¿Y cuál es el origen de esta dualidad de color tan acusada de Japeto? Los estudios más recientes apuntan que se trata de una fina capa de polvo (no mayor que unas pocas decenas de centímetros de espesor) que se va depositando sobre su superficie. ¿Y de dónde proviene este polvo? Pues al parecer la la luna exterior Phoebe, que es alcanzada regularmente por micrometeoritos y está dejando pequeñas partículas de polvo flotando por el espacio a lo largo de su órbita.

Recientemente se ha descubierto un 'anillo' exterior a Saturno formado precisamente por estas partículas (en realidad no se trata de un anillo, sino de un toroide). Japeto pasa muy cerca de este toroide y estas partículas se van depositando sobre su superficie lentamente, oscureciendo uno de sus hemisferios. Al oscurecerse este hemisferio, su temperatura aumenta ligeramente y el hielo se sublima, depositándose posteriormente en el hemisferio más frío y brillante, con lo que va aumentando gradualmente la diferencia de brillo entre la zona clara y la oscura. Este proceso es extraordinariamente lento, puede llevar produciéndose desde hace unos 2000 millones de años.

Infografía de la NASA que explicaría la formación del 'anillo' de polvo y la dualidad de colores de Japeto. Vista en Eureka

Otra de las características más notables de Japeto es la cordillera de los Toledo Montes cerca de su ecuador, que le confiere a esta luna una cierta forma de nuez. Esta cadena montañosa, de unos 1300 Km de longitud y 20 de anchura, tiene una altitud media de 10-13 Km. Su origen aún es desconocido.

Perspectiva de los Toledo Montes. Foto de la sonda Cassini

Primer plano de unas montañas de 10 Km de altura (más altas que el Everest) en los Toledo Montes. Foto de la sonda Cassini

En la mitología de la antigua Grecia, Japeto era un titán hijo de Urano y de Gea. Era por tanto, hermano de Cronos (Saturno) y ayudó a éste a destronar a su padre, señor de los cielos. A su vez, fue padre de (entre otros) los titanes Atlas y Prometeo. Posteriormente, en la Titanomaquia (una serie de batallas libradas durante 10 años entre los titanes y los dioses olímpicos liderados por Zeus) los titanes son derrotados y arrojados al Tártaro. Japeto es también encarcelado con su hermano Cronos y los otros titanes vencidos.

La caída de los titanes. Obra de Cornelis van Haarlem. 1588. Museo de Kunst


En 2007, la sonda Cassini sobrevoló a Japeto a sólo 1600 Km de distancia, este es el vídeo:




Posts relacionados

Cassini cumple 15 años, selección de imágenes de Saturno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada